Solidaridad y voluntariado, claves en la lucha contra incendios

Las tragedias desatan olas de solidaridad. Lo hemos podido comprobar en la gran respuesta ciudadana tras el devastador incendio desatado en Portugal, que se ha cobrado al menos 64 víctimas mortales. También, en esta última semana, en Moguer, muy cerca de la zona de mayor valor ecológico de España, en el Parque Nacional de Doñana, donde se desataba un nuevo incendio.

La acción del hombre y el calentamiento global hacen que los incendios sean cada vez más frecuentes e intensos y lo convierten en la principal amenaza para la conservación de los suelos y la biodiversidad. En la última década, en España cerca de 50.000 incendios forestales han convertido el fuego en uno de los problemas ambientales más importantes. 2017 ha sido, además, uno de los años más duros por la escasez de lluvias registradas y las altas temperaturas alcanzadas. Y por si fuera poco, en este frágil escenario, nos enfrentamos a uno de los periodos más secos y cálidos de los últimos años, por lo que la colaboración  ciudadana y, en especial, la ayuda de los voluntarios es prioritaria para extremar las precauciones y colaborar en la prevención de fuegos en montes y bosques.

El Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente publica en su web las distintas iniciativas de voluntariado ambiental de todas las Comunidades Autónomas y de ámbito estatal. “Plantabosques”, uno de los proyectos que resultó premiado en la III edición de los Premios al Voluntariado Universitario, es un claro ejemplo de los diferentes programas de voluntariado medioambiental que trabajan en la reforestación de montes arrasados por los incendios.

El verano es la época de mayor riesgo de incendios, de ahí que se deban redoblar los esfuerzos, la vigilancia y el mantenimiento de los bosques, montañas, montes y prados. Si quieres aportar tu granito de arena y sumarte al voluntariado forestal para combatir incendios y preservar estos espacios, debes cumplir dos requisitos: ser mayor de edad y tener tiempo libre. Podrás dar apoyo en las tareas de vigilancia, concienciar a la población e informar sobre el riesgo de incendios. Otras alternativas que ofrece este tipo de voluntariado es la detección de anomalías en los bosques, recogida de desperdicios, señalización y atención en casos de emergencia. Contribuirás a preservar nuestro patrimonio natural y salvarás vidas. Seguro que no necesitas más razones.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *