Archivo del Autor: Fundación Mutua

Cuando los animales se convierten en “voluntarios”

Dicen que los perros son los mejores amigos del hombre, pero lo cierto es que existen otros muchos animales cuya relación influye positivamente en las personas. Está demostrado que la interacción con los animales mejora y facilita la comunicación, actúa como catalizador de las emociones, ayuda a mejorar la motivación, la atención, la concentración y la memoria y, en general, mejora el estado físico, psíquico y social de las personas.

Hasta ahora, habíamos hablado en este blog de lo que las personas pueden hacer por los animales a través de acciones de voluntariado, pero ¿te habías preguntado alguna vez lo que éstos pueden hacer por nosotros? A continuación te contamos tres iniciativas de voluntariado que participaron en los V Premios al Voluntariado Universitario de la Fundación Mutua Madrileña que utilizan la Terapia Asistida con Animales en sus actividades de voluntariado y te explicamos cómo los animales pueden llegar ayudar a la mejora de diversos colectivos.

Los perros TE-Ayudan. Se trata de una iniciativa en la que participan 6 estudiantes de la Universidad de Santiago de Compostela, en colaboración con la asociación Bocalan Galicia. El proyecto está dirigido a niños entre los 4 y los 9 años con TEA (Trastorno del Espectro Autista). Pese al título del proyecto, en la iniciativa intervienen, además de los perros, otros animales como gatos, caballos, conejos y hámsters. El objetivo de este programa es mejorar la calidad de vida de estos niños, reducir comportamientos de peligro para su integridad física, mejorar la relación y la comunicación con sus padres y con el mundo exterior, reducir conductas de oposición, prevenir accidentes de tráfico, mejorar sus conductas de sueño y trabajar sobre la reducción de los niveles de ansiedad que implica este tipo de trastorno.

Proyecto CRAE está impulsado por la asociación Conectadogs junto a estudiantes de la Universitat de Barcelona, la Universitat Oberta de Catalunya y la Universidad Abat Oliba CEU. Se trata de un proyecto pionero a escala internacional que cumple una función social y rehabilitadora. El objetivo de la iniciativa es la prevención del suicidio y de conductas autolesivas en menores acogidos en centros de protección a la infancia y a la adolescencia. En el programa participan perros de una protectora de animales con un perfil complicado de adopción derivado de una experiencia traumática. El trabajo de rehabilitación consiste en que a cada joven se le asigna un perro para que, con ayuda de psicólogos y educadores, se encarguen de rehabilitarlos para que al final del programa puedan ser adoptados. De este modo, tanto los jóvenes como los perros obtienen un beneficio mutuo a través de su propio proceso de mejora.

El proyecto Cabalgamis está desarrollado por las asociaciones INSOLAMIS y CAVALIER en colaboración con 4 estudiantes de la Universidad de Salamanca y de Oviedo. El proyecto trata de mejorar la calidad de vida de personas con discapacidad intelectual a través de la terapia equina. En ella se utilizan los beneficios que aportan los caballos –como el calor, el patrón de locomoción, el ritmo o la sensibilidad- para trabajar con los usuarios aspectos fisioterapéuticos, cognitivos, psicológicos y logopédicos.

 

Sueños Compartidos

Carlos es voluntario desde los 12 años. Sin embargo, antes de saber que se enrolaría como voluntario en el proyecto “Sueños Compartidos”, Carlos ya era “voluntario” en casa. Su hermano Álex sufre pluridiscapacidad desde su nacimiento y él, como hermano mayor, sabe muy bien las dichas y desdichas que supone convivir con una persona dependiente en casa, 24 horas, 365 días al año. De ahí que su historia personal le llevara a poner en marcha en el año 2011 la iniciativa Sueños Compartidos junto a otras cuatro amigas de la infancia y con el respaldo de la ONG AIS, Ayuda a la Infancia Sin Recursos.

 

El proyecto, en el que actualmente colaboran 43 estudiantes de diferentes universidades catalanas, promueve actividades de ocio y tiempo libre para personas con discapacidad con el objetivo de proporcionarles un espacio de disfrute fuera de su entorno habitual, a la vez que supone un tiempo de  respiro para sus familias. Tal y como reconoce Andrea Arroyo, también voluntaria de Sueños Compartidos, “descansar es un derecho, al igual que disfrutar. Consideramos necesarias este tipo de salidas para que las familias puedan dedicarse tiempo a ellas mismas y a otros miembros de la familia”.

Así, estos voluntarios han cambiado sus salidas nocturnas por la “fábrica de sonrisas”, un concepto que agrupa las salidas de fin de semana que se realizan con las personas con discapacidad y que, como bien refleja su nombre, supone una auténtica fábrica de hacer sonrisas. Pero la diversión no queda ahí, porque gracias al compromiso de los voluntarios han creado AISBAND, un grupo musical integrado por personas de todas las edades con diferentes grados de discapacidad que derrocha ilusión, emoción y pasión a partes iguales. O el Club Quipers, un selecto club de voluntariado esporádico puesto en marcha para cubrir necesidades puntuales como acompañar a niños con discapacidad a una salida al zoo, al cine, colaborar en mercadillos solidarios, realizar manualidades para la captación de fondos, etcétera…

El trabajo y tesón de los estudiantes que colaboran en este proyecto se ha visto recompensado con uno de los Premios al Voluntariado Universitario que ha concedido la Fundación Mutua Madrileña en su V edición. Sin embargo, para los voluntariados, su acción se disfruta y se ve recompensada todos los días del año.

Fundación Mutua Madrileña, 15 años de compromiso con la sociedad

La Fundación Mutua Madrileña ha cumplido 15 años y, aunque se encuentra en plena adolescencia, tiene aún mucho camino por recorrer. Durante estos 15 años más de 256.000 personas en situación de vulnerabilidad se han beneficiado de las ayudas sociales apoyadas por la fundación, ha sensibilizado a más de dos millones de niños contra el acoso escolar, concienciado a 160.000 jóvenes de la importancia de la seguridad vial, y ha acercado la cultura y las artes a 750.000 personas a través de sus actividades culturales.

Hace cinco años, además, creó los Premios al Voluntariado Universitario con el objetivo de reconocer, apoyar y fomentar el espíritu solidario de los jóvenes universitarios españoles. En estas cinco ediciones, la Fundación ha repartido 180.000 euros que han permitido impulsar 31 proyectos promovidos por universitarios españoles.

Ayer, en un multitudinario acto celebrado para conmemorar este decimoquinto aniversario, la Fundación Mutua Madrileña aprovechó para demostrar el compromiso de esta institución con la sociedad. De este modo, hizo entrega de las Ayudas a la Investigación en Materia de Salud y de las Ayudas a los Proyectos de Acción Social, así como de los V Premios al Voluntariado Universitario.

Así, los voluntarios galardonados en la última edición de estos Premios recibieron el reconocimiento de manos de Carmen Montón, ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social; Ignacio Garralda, presidente del Grupo Mutua Madrileña y su Fundación; el doctor Valentín Fuster, director general del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares y el doctor Rafael Matesanz, presidente del Comité Científico de la Fundación Mutua Madrileña.

Si quieres que tu proyecto de voluntariado sea el próximo en recibir uno de los Premios al Voluntariado Universitario, prepara tu candidatura y envíanosla antes del 31 de octubre. Ser voluntario tiene premio, ¡te estamos esperando!

Una mirada a la inmigración

La reciente noticia sobre la acogida en España del barco Aquarius, con 629 inmigrantes a bordo procedentes de varias pateras y barcos rescatados por Médicos sin Fronteras y SOS Mediterraneé, ha puesto de nuevo el foco de atención en este colectivo y nos recuerda la enorme vulnerabilidad de estas personas.

Muchos de los proyectos presentados en la pasada convocatoria de los Premios al Voluntariado Universitario de la Fundación Mutua Madrileña fueron iniciativas relacionadas con el colectivo de inmigrantes, lo que nos demuestra la preocupación e implicación de los jóvenes. A continuación, repasamos los proyectos puestos en marcha por estudiantes voluntarios que, desinteresadamente, destinan su tiempo libre a mejorar la calidad de vida de estas personas en su país de acogida, España. 

Baroke, encuentro intercultural y aprendizaje de castellano, impulsado por la Fundación ADSIS, junto a estudiantes de la Universidad Autónoma de Madrid, Universidad Politécnica de Madrid, Universidad de Alcalá y Universidad Alfonso X el Sabio. El programa se centra en la acogida e integración de la población inmigrante que llega a Madrid a través de la enseñanza de la lengua castellana. Asimismo, imparten cursos de informática y se les da técnicas para encontrar un trabajo. En los 12 años que lleva vigente el programa, más de 1.000 inmigrantes han logrado encontrar un empleo gracias a la ayuda de los voluntarios que colaboran con esta Fundación.  

La casa nueva es un proyecto desarrollado por alumnos de la Universidad de Valencia y la Universidad Politécnica de Valencia junto a la ONG Hakuna Valencia. Los voluntarios destinan las mañanas de los domingos para acompañar y atender las necesidades de un grupo de inmigrantes africanos que viven a las afueras de Sagunto, en una casa acondicionada a la que han llamado “La casa nueva”. Los voluntarios no solo atienden sus necesidades básicas –higiene, salud y alimentación- sino que también pasan un rato de calidad con ellos fomentando el deporte y el aprendizaje educativo.

Mundos jóvenes más jóvenes es una iniciativa puesta en marcha por estudiantes de la Universidad de Murcia y la Universidad Católica de Murcia, junto a la Fundación FADE,   dirigida a menores en situación de vulnerabilidad -especialmente de origen inmigrante- y a su núcleo familiar, con el objetivo de lograr su éxito escolar y trabajar su inserción a través de la educación no formal y el ocio.

Equipo de Baloncesto TANTAKA “Baloncesto para hijos de inmigrantes”  es un programa puesto en marcha por alumnos de la Universidad de Navarra en colaboración con TANTAKA (Banco de Tiempo Solidario de la Universidad de Navarra), que persigue la integración social de niños inmigrantes y sus familias a través de la creación de un equipo de baloncesto. Aparte de ofrecer entrenamiento a los menores, también se les reparte una merienda y, ocasionalmente, se realizan actividades de carácter cultural a las que se invita a la familia de los menores.

Voluntariado en campos de refugiados

Hoy, 20 de junio, se conmemora el Día Mundial del Refugiado, una ocasión para recordar más si cabe a los millones de personas que bien a causa de la guerra o por  motivos de etnia, religión, condición sexual o pensamiento político, entre otros, han tenido que abandonar su país de origen para labrarse una nueva vida. Según datos de ACNUR, 65,6 millones de personas en todo el mundo se han visto obligadas a huir de sus hogares. De los casi 22,5 millones de refugiados, más de la mitad son menores de 18 años. En un mundo en el que hay 20 nuevos desplazamientos forzados cada minuto como resultado de los conflictos bélicos, la conmemoración de esta efeméride se hace tristemente necesaria para recordar que el mundo no se olvida de ellos.

Por eso, hoy te presentamos la alternativa de colaborar a través de un voluntariado en un campo de refugiados. Antes de nada, debes tener en cuenta que en muchas de éstas áreas es habitual encontrar situaciones de hacinamiento, falta de salubridad o escasez de productos de primera necesidad. Aunque los campos de refugiados suelen contar con la ayuda de los Gobiernos e instituciones públicas o privadas, no siempre cuentan con presupuestos suficientes para llevar a cabo la atención requerida, máxime en situaciones de desplazamientos masivos. Es ahí donde entran los voluntarios.

¿Y qué se puede hacer? A grandes rasgos, las organizaciones que trabajan sobre el terreno enmarcan la colaboración en cinco tipos de acciones:

  1. Asistencia médica y psicológica. Los refugiados suelen llegar a los campos en situaciones de agotamiento debido a las largas travesías realizadas, lo que puede dejar secuelas a nivel físico. Además, lo más probable es que debido a las situaciones extremas que han vivido hayan dejado en ellos secuelas psicológicas, por lo que el trabajo de los psicólogos resulta de vital importancia en estos casos.
  2. Labores de traducción. Este servicio es realmente útil no solo para atender las necesidades más básicas sino también para la traducción de documentos que te permitan comenzar una nueva vida en otro país.
  3. Labores de mantenimiento: limpieza, adecuación de las tiendas o las casas de acogida, preparación de comidas, potabilización del agua, mantenimiento eléctrico, reparto de mantas…
  4. Enseñanza. Muchas de las personas que viven en estos campos de refugiados son niños, lo que significa que se encuentran en edad escolar, con lo que su desarrollo académico debe continuar.
  5. Actividades de entretenimiento para los niños. Tan importante como aprender es saber jugar y más después de haber vivido situaciones traumáticas. Una buena forma de echar una mano es a través del juego, favoreciendo la diversión y el entretenimiento de los menores y ayudándoles a olvidar su situación.

Si estás interesado en realizar algún voluntariado en un campo de refugiado, existen varias ONG que trabajan sobre el terreno con las que podrás colaborar. Toma nota de algunas de ellas e infórmate: UNICEFSave The Children, Médicos del Mundo y Médicos sin fronteras, Cruz Roja Española, Red Acoge , Olvidados o Diversidades.

Una voz para la parálisis cerebral

Ethan tiene 8 años y padece, desde su nacimiento, parálisis cerebral, una enfermedad que le mantiene sujeto a una silla de ruedas. Su parálisis le impide no solo moverse sino también comunicarse con los demás, porque tiene afectado el habla. Al igual que Ethan, otras 120.000 personas en España padecen esta enfermedad (uno de cada 500 niños).

La parálisis cerebral es la principal causa de discapacidad motora y la más habitual en niños. No se puede curar, por lo tanto no se puede tratar como una enfermedad, no requiere de fármacos ni de un tratamiento terapéutico. Lo que sí se puede hacer es atenuar sus síntomas desde cuatro áreas: fisioterapia, logopedia, apoyos educativos y terapia ocupacional. Si se ejercitan estos campos, la persona afectada podrá alcanzar un alto grado de autonomía y mejorar su calidad de vida.

Ese es el objetivo que hace unos años se marcó la Asociación Napsis, una organización sin ánimo de lucro que nació hace 10 años, con el cometido de mejorar la calidad de vida de niños con parálisis cerebral o con alguna alteración motora, sensorial y cognitiva. El proyecto “Una voz para la parálisis cerebral”, en el que participan 4 jóvenes universitarios de varias universidades madrileñas en colaboración con esta asociación, se ha visto recientemente reconocido como finalista en los V Premios al Voluntariado Universitario que promueve la Fundación Mutua Madrileña. Esta iniciativa tiene como protagonista a Tobbi, un ratón óptico diseñado para que al fijar la vista en un punto de la pantalla, ésta reproduzca con sonido lo que se está mirando. Esta tecnología, unida al desarrollo de The Grid3 (pantallas personalizables y dinámicas de comunicación), ha hecho posible que niños Ethan puedan no solo comunicarse con el exterior, sino también mejorar su conducta al verse reducida su frustración.

La iniciativa “Una voz para la parálisis cerebral” surgió hace un año y desde entonces, tres veces a la semana, Federico, Ana, Gema y Marimar, los cuatro jóvenes que han impulsado este proyecto, acuden a la sede de la Asociación Napsis, para entrenar a los niños en el uso del ratón. Federico emplea sus conocimientos como fisioterapeuta y se encarga de ver facilitar el control de la postura para utilizar el dispositivo. Ana compagina su grado en Psicología con la evaluación de las capacidades cognitivas de los niños del centro. Gema, trabajadora social, se dedica a dar a conocer el proyecto a familias y escuelas. Y Marimar, periodista, lleva tratándose en el centro desde que tenía 18 años, ya que padece una enfermedad degenerativa que solo le permite mover la cabeza y su voz es muy débil. En cuanto supo del proyecto, enseguida se prestó como “conejillo de indias” para experimentar en primera persona lo que este dispositivo puede llegar a conseguir.

Aunque Tobbi no consiga dar voz a las cuerdas vocales, sí que ha logrado poner sonido a algunos pensamientos y deseos en el día a día de personas con parálisis cerebral.

Arrancan los VI Premios al Voluntariado Universitario

Ser voluntario tiene premio y lo sabes. La Fundación Mutua Madrileña ha lanzado la VI edición de los Premios al Voluntariado Universitario, una iniciativa que reconoce la labor solidaria de los jóvenes universitarios que colaboran en proyectos de voluntariado a través de alguna ONG. El plazo para la presentación de candidaturas estará abierto desde el 1 de junio al 31 de octubre a las 14:00 horas.

En esta web podéis consultar tanto los requisitos que debéis cumplir para presentar una candidatura como los documentos que debéis preparar. A grandes rasgos, debéis cumplimentar la Ficha técnica del proyecto, presentar un resumen explicativo de la iniciativa de voluntariado, un vídeo explicativo de la actividad y varias fotos que ilustren el proyecto. Asimismo, debéis presentar algún documento que evidencia que, al menos tres de los voluntarios que colaboran en la iniciativa, son estudiantes universitarios en la actualidad o han terminado sus estudios en un plazo no superior a dos años. Además, debéis tener en cuenta que todos los proyectos deben contar con el respaldo de una ONG, puesto que la cuantía del premio se destinará a la organización sin ánimo de lucro para sufragar el proyecto presentado. Si tenéis alguna duda, podéis plantearnos todas vuestras consultas a través del e-mail premios@fundacionmutua.es o en el teléfono 91 171 82 15.

En total serán 6 los premios que repartirá la Fundación Mutua Madrileña. El proyecto ganador recibirá 10.000 euros, mientras que los otros 5 proyectos finalistas obtendrán 5.000 euros cada uno.

Si queréis ver reconocido el esfuerzo y el trabajo que desarrolláis desde vuestra asociación, os animamos a que presentéis vuestra candidatura. Estamos deseando ver cómo las nuevas generaciones ayudáis a construir un mundo mejor. ¡Os esperamos!

Vacaciones solidarias en el extranjero

Si quieres darle un nuevo sentido a tus vacaciones sin renunciar a viajar al extranjero, una buena opción es realizar un voluntariado internacional. Recientemente, el Instituto de la Juventud (INJUVE) ha lanzado su convocatoria de verano para acceder al Programa de Campos de Voluntariado Internacionales destinada a jóvenes entre 17 y 30 años. La oferta de plazas para este verano es de 758, distribuidas entre 33 países y 52 organizaciones internacionales.

Para solicitar una plaza en un campo de voluntariado en el extranjero, debes ponerte en contacto con el organismo de la juventud de tu comunidad o ciudad autónoma, donde te informarán de los plazos, forma y trámites de inscripción, ya que el INJUVE no tramita ningún formulario remitido directamente por el voluntario, sino sólo los que lleguen a través de los organismos de juventud de las comunidades y ciudades autónomas.

Si estás interesado en solicitar una plaza, es importante que tengas en cuenta estas recomendaciones:

  • Antes de viajar al país de destino, consulta si debes vacunarte en la web del Ministerio de Sanidad.
  • Si vas a viajar dentro de la Unión Europea solicita con suficiente antelación la tarjeta sanitaria europea. Si tu destino está fuera de la UE será muy útil suscribir un seguro de viaje que incluya los gastos de atención médica y de repatriación.
  • Es necesario tener un buen nivel de inglés que te permita desenvolverte sin dificultad.
  • Contacta con los respectivos Consulados y/o Embajadas para conocer y tramitar los visados en caso de que el país de destino así lo exija.
  • Ante posibles eventualidades que puedan surgir durante tu voluntariado, y siguiendo las recomendaciones del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación (MAEC), es muy útil que registres tus datos en el Registro de Viajeros de este Ministerio.
  • En algunos casos, las condiciones del campo de destino pueden conllevar ciertas incomodidades. El alojamiento es en tiendas de campaña, campamentos, albergues u otro tipo de instalaciones; se encuentran en lugares alejados de una ciudad o pueblo grande. Algunos campos se desarrollan en países con una cultura diferente, lo que puede implicar una adaptación a condiciones de trabajo, horarios o entorno que no son las que obtendríamos en nuestro país. Será tu responsabilidad evaluar tus capacidades de adaptación, aceptando y respetando las condiciones y posibles diferencias culturales.

Webs y Apps para estar al día en voluntariado

Con el verano a la vuelta de la esquina son muchos los jóvenes que quieren poner en práctica sus inquietudes solidarias a través de la realización de un voluntariado y el periodo vacacional es un buen momento para hacerlo. Existen multitud de opciones y organizaciones con las que colaborar, pero antes de decidirte por una de ellas deberás hacerte algunas preguntas que te ayudarán a enfocar tus intereses y a tomar una mejor decisión. ¿Cuáles son las causas o colectivos que más me motivan?, ¿quiero realizar un voluntariado relacionado con mi formación?,  ¿qué tiempo quiero destinar?, ¿quiero ayudar a nivel local o, por el contrario, elegir un voluntariado internacional? 

Si ya tienes respuesta a estas cuestiones es momento de buscar un voluntariado. Si tienes inquietudes solidarias pero no sabes bien dónde informarte para hacer un voluntariado, toma nota de las siguientes Apps y webs donde podrás encontrar ofertas concretas y ver si éstas encajan con tu perfil.

Moviliza-T

De reciente creación, esta App permite al usuario conocer qué ofertas de voluntariado están activas en su zona de residencia o interés, o bien consultar la relación de ofertas de cada una de las entidades, así como las acciones del Servicio de Voluntariado Europeo (SVE), intercambios juveniles y otros proyectos de carácter europeo o internacional. En el caso de inscribirse en alguna de ellas, la entidad recibirá de manera inmediata dicha solicitud, debiendo contestar al voluntario en un plazo máximo de seis días. Al finalizar la acción de voluntariado, la entidad estará obligada a acreditar las competencias y aprendizajes recibidos.

Welever

Se trata de una plataforma tecnológica que coordina el voluntariado en empresas, universidades, ONG y ciudades. Las posibilidades de colaboración pueden clasificarse en función de los intereses particulares, las propias habilidades, la disponibilidad horaria y la ubicación.

Hazloposible

Esta App permite a los empleados conocer en tiempo real y desde cualquier lugar cuáles son las iniciativas solidarias que existen. Además, se pueden recibir alertas de actividades de voluntariado que se adapten al perfil, valorar las actividades en las que participan, compartir sus experiencias y proponer la colaboración de otras personas en proyectos que sean de su interés.

América Solidaria

En esta web encontrarás proyectos de voluntariado en países americanos. Podrás elegir el país y el campo que más te interese para realizar el voluntariado, aunque el foco está en las áreas de salud, educación y desarrollo productivo de la zona.

Fomentar la inclusión a través del deporte

 

La película Campeones, dirigida por Javier Fesser, ha puesto de relieve la importancia del deporte como vehículo de integración, superación y normalización. A través de la mirada de un equipo de jugadores de baloncesto con discapacidad intelectual, este film es una lección de vida para concienciar y educar a la sociedad en el respeto y la inclusión de personas con alguna discapacidad.

Más allá del factor saludable de practicar ejercicio físico, el deporte es en sí mismo un transmisor de valores: ayuda a crear una disciplina; a trabajar el esfuerzo y la superación; construye valores de compañerismo, trabajo, respeto, aceptación y autocontrol, entre muchos otros. El deporte, en su sentido más global, ayuda al desarrollo personal y social del individuo. Es por esto que muchas entidades sin ánimo de lucro lo utilizan como vía de inclusión para personas con discapacidad o en situación de riesgo de exclusión social.

A continuación os contamos las candidaturas que concurrieron a los V Premios al Voluntariado Universitario de la Fundación Mutua Madrileña con el deporte como vehículo de inclusión.

Jugamos por la inclusión. Este proyecto, al igual que en la película Campeones, garantiza la atención integral de la infancia, juventud y familias en riesgo de exclusión social, tomando como eje el baloncesto. En la iniciativa colaboran estudiantes de la Universidad Rey Juan Carlos, la Autónoma de Madrid y la Universidad Complutense, junto a la Asociación La Torre de Hortaleza.

Escuela de tenis y pádel para personas con discapacidad. Se trata de un programa de entrenamiento deportivo y social para personas con discapacidad intelectual y TEA que consiste en la realización de actividades de tenis y pádel adaptado con acciones de entrenamiento psico-social. El proyecto, impulsado por la Fundación Emilio Sánchez-Vicario, cuenta con la ayuda de jóvenes voluntarios de la Universidad Pablo de Olavide, Universidad de Sevilla y Universidad de Loyola.

Equipo de baloncesto TANTAKA “Baloncesto para hijos de inmigrantes”. Esta iniciativa, puesta en marcha por alumnos de la Universidad de Navarra en colaboración con TANTAKA (Banco de Tiempo Solidario de la Universidad de Navarra), persigue la integración social de niños inmigrantes y sus familias a través de la creación de un equipo de baloncesto. Aparte de ofrecer entrenamiento a los menores, también se les reparte una merienda y, ocasionalmente, se realizan actividades de carácter cultural a las que se invita a la familia de los menores.

Buceo Adaptado. Es un proyecto de integración de personas con discapacidad en el deporte subacuático que transcurre en Alicante y que busca fomentar la inclusión de personas con discapacidad a través del buceo con escafandra, favoreciendo su desarrollo psicomotor y psicosocial. La iniciativa está impulsada por alumnos de la Universidad de Alicante y la asociación UPAPSA (Unión Provincial de Asociaciones Pro Minusválidos Psíquicos de Alicante).

Deporte adaptado: el motor de la inclusión. Proyecto dirigido a mejorar la calidad de vida de personas con discapacidad a través del deporte, en el que colaboran alumnos de la Universidad de Cádiz junto a la Asociación de Discapacitados físicos, psíquicos, sensoriales y orgánicos- ANPEHI. Los voluntarios imparten clases de kárate adaptado,  ofrecen charlas de sensibilización en centros educativos y viajan con sus alumnos por todo el mundo para participar en eventos deportivos. Se ha demostrado médicamente que se obtienen beneficios físicos, psíquicos y sociales de gran relevancia a través de las clases adaptadas.