Cuando los animales se convierten en “voluntarios”


Dicen que los perros son los mejores amigos del hombre, pero lo cierto es que existen otros muchos animales cuya relación influye positivamente en las personas. Está demostrado que la interacción con los animales mejora y facilita la comunicación, actúa como catalizador de las emociones, ayuda a mejorar la motivación, la atención, la concentración y la memoria y, en general, mejora el estado físico, psíquico y social de las personas.

Hasta ahora, habíamos hablado en este blog de lo que las personas pueden hacer por los animales a través de acciones de voluntariado, pero ¿te habías preguntado alguna vez lo que éstos pueden hacer por nosotros? A continuación te contamos tres iniciativas de voluntariado que participaron en los V Premios al Voluntariado Universitario de la Fundación Mutua Madrileña que utilizan la Terapia Asistida con Animales en sus actividades de voluntariado y te explicamos cómo los animales pueden llegar ayudar a la mejora de diversos colectivos.

Los perros TE-Ayudan. Se trata de una iniciativa en la que participan 6 estudiantes de la Universidad de Santiago de Compostela, en colaboración con la asociación Bocalan Galicia. El proyecto está dirigido a niños entre los 4 y los 9 años con TEA (Trastorno del Espectro Autista). Pese al título del proyecto, en la iniciativa intervienen, además de los perros, otros animales como gatos, caballos, conejos y hámsters. El objetivo de este programa es mejorar la calidad de vida de estos niños, reducir comportamientos de peligro para su integridad física, mejorar la relación y la comunicación con sus padres y con el mundo exterior, reducir conductas de oposición, prevenir accidentes de tráfico, mejorar sus conductas de sueño y trabajar sobre la reducción de los niveles de ansiedad que implica este tipo de trastorno.

Proyecto CRAE está impulsado por la asociación Conectadogs junto a estudiantes de la Universitat de Barcelona, la Universitat Oberta de Catalunya y la Universidad Abat Oliba CEU. Se trata de un proyecto pionero a escala internacional que cumple una función social y rehabilitadora. El objetivo de la iniciativa es la prevención del suicidio y de conductas autolesivas en menores acogidos en centros de protección a la infancia y a la adolescencia. En el programa participan perros de una protectora de animales con un perfil complicado de adopción derivado de una experiencia traumática. El trabajo de rehabilitación consiste en que a cada joven se le asigna un perro para que, con ayuda de psicólogos y educadores, se encarguen de rehabilitarlos para que al final del programa puedan ser adoptados. De este modo, tanto los jóvenes como los perros obtienen un beneficio mutuo a través de su propio proceso de mejora.

El proyecto Cabalgamis está desarrollado por las asociaciones INSOLAMIS y CAVALIER en colaboración con 4 estudiantes de la Universidad de Salamanca y de Oviedo. El proyecto trata de mejorar la calidad de vida de personas con discapacidad intelectual a través de la terapia equina. En ella se utilizan los beneficios que aportan los caballos –como el calor, el patrón de locomoción, el ritmo o la sensibilidad- para trabajar con los usuarios aspectos fisioterapéuticos, cognitivos, psicológicos y logopédicos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.