Sueños Compartidos


Carlos es voluntario desde los 12 años. Sin embargo, antes de saber que se enrolaría como voluntario en el proyecto “Sueños Compartidos”, Carlos ya era “voluntario” en casa. Su hermano Álex sufre pluridiscapacidad desde su nacimiento y él, como hermano mayor, sabe muy bien las dichas y desdichas que supone convivir con una persona dependiente en casa, 24 horas, 365 días al año. De ahí que su historia personal le llevara a poner en marcha en el año 2011 la iniciativa Sueños Compartidos junto a otras cuatro amigas de la infancia y con el respaldo de la ONG AIS, Ayuda a la Infancia Sin Recursos.

 

El proyecto, en el que actualmente colaboran 43 estudiantes de diferentes universidades catalanas, promueve actividades de ocio y tiempo libre para personas con discapacidad con el objetivo de proporcionarles un espacio de disfrute fuera de su entorno habitual, a la vez que supone un tiempo de  respiro para sus familias. Tal y como reconoce Andrea Arroyo, también voluntaria de Sueños Compartidos, “descansar es un derecho, al igual que disfrutar. Consideramos necesarias este tipo de salidas para que las familias puedan dedicarse tiempo a ellas mismas y a otros miembros de la familia”.

Así, estos voluntarios han cambiado sus salidas nocturnas por la “fábrica de sonrisas”, un concepto que agrupa las salidas de fin de semana que se realizan con las personas con discapacidad y que, como bien refleja su nombre, supone una auténtica fábrica de hacer sonrisas. Pero la diversión no queda ahí, porque gracias al compromiso de los voluntarios han creado AISBAND, un grupo musical integrado por personas de todas las edades con diferentes grados de discapacidad que derrocha ilusión, emoción y pasión a partes iguales. O el Club Quipers, un selecto club de voluntariado esporádico puesto en marcha para cubrir necesidades puntuales como acompañar a niños con discapacidad a una salida al zoo, al cine, colaborar en mercadillos solidarios, realizar manualidades para la captación de fondos, etcétera…

El trabajo y tesón de los estudiantes que colaboran en este proyecto se ha visto recompensado con uno de los Premios al Voluntariado Universitario que ha concedido la Fundación Mutua Madrileña en su V edición. Sin embargo, para los voluntariados, su acción se disfruta y se ve recompensada todos los días del año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.