Voluntariado y solidaridad desde las aulas


Uno de los mejores valores que podemos y debemos transmitir a los niños, tanto desde el ámbito familiar como desde el ámbito escolar, es la solidaridad. Los niños que desde pequeños aprenden a ser solidarios y entienden qué es la empatía, cuando sean mayores, muy probablemente, serán adultos solidarios. Desde la infancia debemos hacer ver a los niños que los demás pueden tener dificultades, problemas o necesidades y que toda ayuda es poca.

Recién arrancado el curso escolar, hoy queremos hablar de la solidaridad como uno de los pilares esenciales sobre los que promover la educación en valores. Para muchos centros educativos, ponerse en lugar del otro, tomar conciencia de las necesidades ajenas y fomentar el deseo de colaborar, ayudar o compartir, son aspectos esenciales de la educación, entendida ésta como un proceso integral en la formación. La solidaridad tiene muchas formas y puede ser enseñada y transmitida a los niños desde el ejemplo, pero también a través de campañas y actividades específicas como las que promueven algunos centros que quieren fomentar el espíritu solidario entres sus alumnos. Aquí tenéis algunos ejemplos:

Banco de alimentos. Operación Kilo. Son muchos los colegios que promueven a lo largo del curso la recogida de alimentos no perecederos, en las fechas propuestas por el Banco de Alimentos en función de sus necesidades.

Voluntariado.  Los alumnos participan en diferentes acciones de voluntariado: ayuda en comedores sociales, residencias de ancianos, cuidado del medio ambiente, etc.

Hucha solidaria. Los fondos recaudados suelen destinarse a becas de estudio o para acciones concretas vinculadas a proyectos de acción social.

Recogida de tapones. Muchas organizaciones recogen tapones de botellas para poder financiar algunas de sus iniciativas, principalmente vinculadas a proyectos de salud. Algunos colegios promueven esta recogida y después los hacen llegar a las distintas entidades.

Todas estas inictivas ayudan a que crezca el sentimiento de generosidad entre los pequeños y se potencie la implicación en futuras acciones. Todo ello, con el fin de despertar la conciencia y la sensibilidad hacia los más necesitados y favoreciendo el respeto por los demás y el compromiso con la sociedad.

Asimismo, finalizada la etapa escolar, son muchos los jóvenes que deciden continuar su labor solidaria durante los años de universidad. Pensemos por un momento en las 92 candidaturas que participaron en la pasada edición de los Premios al Voluntariado Universitario que promueve la Fundación Mutua Madrileña. Desde su puesta en marcha en 2013, miles de jóvenes universitarios han logrado hacer realidad e impulsar sus proyectos de voluntariado y mejorar la vida de miles de personas. Si eres universitario y estás implicado en algún proyecto de acción social o de cooperación al desarrollo, te esperamos en la VI edición de estos premios. El plazo para presentar las candidaturas estará abierto hasta el próximo 31 de octubre. ¡No esperes más y participa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.